Propiedades Anticancerígenas de los Componentes del Aceite de Oliva Virgen Extra y la importancia de seguir una dieta mediterránea

viernes 3 de abril, 2020

Propiedades Anticancerígenas de los Componentes del Aceite de Oliva Virgen Extra y la importancia de seguir una dieta mediterránea

¿Sabías que el aceite de oliva virgen extra tiene altas capacidades anticancerígenas?

1. Alimentación y Cáncer

 

Las neoplasias malignas son una importante causa de mortalidad a nivel mundial.

En efecto, después de la enfermedad cardiovascular, el cáncer es la segunda causa de muerte en los países desarrollados. Sin embargo, se sabe que más de la mitad de los casos y muertes por cáncer a nivel mundial son prevenibles.

Muchos son los factores de riesgo asociados a la carcinogénesis, como el tabaco, el alcohol, la obesidad, ciertos microorganismos infecciosos, la herencia, la exposición a radiación solar y rayos X y también la alimentación. Incluso existen algunas evidencias de asociaciones específicas entre ciertos alimentos y el riesgo de padecer tipos específicos de cáncer, tanto para aumentar el riesgo como para proteger de su aparición.

La alimentación saludable se considera un hábito protector de la salud integral, y en general se le atribuye un efecto protector para el cáncer, asociándose particularmente a la incidencia de cáncer de cualquier tipo y localización. Así, la mala alimentación y la inactividad física figuran

como los principales factores de riesgo para las enfermedades no transmisibles, que incluyen el cáncer, además de la diabetes y la enfermedad cardiovascular.

Hablando específicamente de cáncer, se ha estimado que hasta un tercio de estos casos podrían ser prevenidos por la eliminación de factores de riesgo ampliamente difundidos en la población, como la alimentación, el consumo de tabaco, alcohol e inactividad física. Se vuelve necesario promover medidas específicas en función de la alimentación previa de cada persona y de sus características de riesgo.

Uno de los modelos mejor conocidos de alimentación saludable corresponde a la dieta mediterránea, cuyas características como la inclusión apropiada de vitaminas, minerales, el alto contenido de fibra, los ácidos grasos insaturados del aceite de oliva y los polifenoles del vino tinto tienen conocidos efectos beneficiosos para la salud, los cuales siguen siendo estudiados como elementos saludables que confieren protección a múltiples enfermedades, entre ellas el cáncer.

2. Alimentos funcionales

En línea con lo anterior, y con la intención de realizar intervenciones nutricionales cada vez más dirigidas, durante los últimos años

se ha empezado a mencionar un concepto de gran utilidad en nutrición y atención primaria en salud.

Se trata de los llamados alimentos funcionales. Los alimentos funcionales se definen como aquellos alimentos o componentes presentes en los mismos que aportan beneficios específicos a la salud, más allá de su valor nutritivo inmediato o calórico. Esto incluye, por ejemplo, el licopeno en los tomates, los ácidos grasos omega-3 en el salmón, las saponinas de la soja, entre otros.

Los ácidos grasos omega-3 son derivados del ácido linolénico, y se encuentran en altas concentraciones en ciertos tipos de pescado altos en grasa, así como en verduras, frutos secos y aceites.

El aceite de oliva es un alimento tradicional al cual se le atribuyen históricamente propiedades beneficiosas para la salud. Específicamente, su mayor contenido de ácidos grasos monoinsaturados, principalmente ácido oleico, que son menos propensos a la oxidación que los ácidos grasos poliinsaturados que predominan en otros tipos de aceites vegetales, aportando también una buena proporción de Vitamina E.

Aunque existen varias formas de presentación del aceite de oliva en el mercado, se sabe que el de mejor calidad es el aceite extravirgen, el cual no ha sido sometido a otros procesos industriales más que la presión en frío, conservando sus propiedades antioxidantes de fo

forma óptima.

Los mecanismos protectores del aceite de oliva y otros alimentos funcionales antioxidantes apuntan al control del estrés oxidativo por la producción o acumulación descontrolada de radicales libres de oxígeno como el superóxido o el peróxido de hidrógeno. También se puede generar oxígeno molecular en ciertas circunstancias como cuando dedicamos mucho tiempo a la exposición solar.

Estos agentes inducen enfermedad a través de la oxidación de biomoléculas como los lípidos, proteínas y el ADN.

 

EN GENERAL, LOS ANTIOXIDANTES DE LA DIETA SE CONSIDERAN AGENTES PROTECTORES CONTRA EL CÁNCER.

1. Importancia de seguir una dieta mediterránea rica y saludable sin olvidar el aceite de oliva virgen extra.

La compleja composición del aceite de oliva conlleva naturalmente a una amplia y diversa línea de investigación en cuanto a sus propiedades beneficiosas para la salud en general, y también de forma específica en la protección en contra del cáncer.

Es innegable el hecho de que la alimentación saludable, específicamente la dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen, se asocia a la disminución de riesgos para la salud. Es muy importante además destacar que la calidad de los aceites de oliva refinados es pobre en cuanto a estos efectos, ya que su constitución se modifica eliminando las propiedades bioquímicas de sus componentes.

La mencionada diversidad bioquímica propia del aceite de oliva virgen extra incluye a los ácidos grasos monoinsaturados, terpenoides y compuestos fenólicos principalmente, puesto que son los que más caracterizan al fruto del olivo y cuyas propiedades anticancerígenas son las más estudiadas. Básicamente, estos mecanismos corresponden a efectos antioxidantes, inmunomoduladores o anti-inflamatorios.

https://www.revistabfit.com/nutricion-y-fitness/dietas/dieta-mediterranea/

Subir
Diseño Web nlocal